FIFA, una palabra que vale 250 millones de euros al año

La empresa no ha sido capaz de renovar la licencia que desde hace una década le ha permitido usar las siglas de FIFA en la carátula Leer

FIFA, una palabra que vale 250 millones de euros al año

La empresa no ha sido capaz de renovar la licencia que desde hace una década le ha permitido usar las siglas de FIFA en la carátula Leer

Pixel Adiós al FIFA: el exitoso videojuego pasará a llamarse EA Sports FC

A partir de 2024 «el FIFA» dejará de ser «el FIFA». Electronic Arts ha confirmado que el videojuego de fútbol más exitoso del planeta pasará a conocerse simplemente como «EA Sports FC«. La empresa ha sido incapaz de llegar a un acuerdo para renovar la licencia que desde hace 10 años le ha permitido usar las siglas de la federación internacional en la carátula. El último juego que las usará será FIFA 2023, que verá la luz este otoño.

No es una sorpresa. Desde finales del año pasado se sabía de la tensión creciente entre ambas entidades. Electronic Arts pagaba todos los años cerca de 150 millones de dólares por el privilegio de usar esas cuatro letras, pero era un contrato con fecha de caducidad prevista para este 2022. La FIFA buscaba ahora aumentar la cantidad y licenciar en periodos más cortos. Pedía 1.000 millones de dólares por cuatro años, 100 millones de dólares más al año que hasta ahora.

En el mundo del deporte, donde los contratos de los deportistas o los derechos de emisión son multimillonarios, la cifra parece encajar sin problema. Pero para la industria del videojuego, se trata de una cantidad enorme de dinero. El éxito de la franquicia, sin embargo, lo justificaba. Desde su lanzamiento en 1993 se han vendido más de 325 millones de las diferentes copias del juego, lo que supone unos ingresos de más de 20.000 millones de dólares para Electronic Arts.

Tal vez lo más significativo es que en los últimos años la empresa ha conseguido aumentar el volumen de esos ingresos de forma prodigiosa gracias a las microtransacciones que permiten comprar elementos dentro del juego, como nuevos jugadores, diferentes celebraciones de gol, vítores o equipaciones especiales.

Bajo el paraguas de Ultimate Team, esta estrategia es responsable de más de 1.600 millones de dólares de la facturación de Electronic Arts en los últimos doce meses. La ha implementado en varios de sus juegos deportivos, como Madden (centrada en juegos de fútbol americano) o NHL (hockey sobre hielo), muy populares en ciertos países como EE.UU. o Canadá.

FIFA, no obstante, eclipsa al resto cuando se trata de números. Es responsable de más del 70% de esos ingresos gracias al FUT (las siglas de FIFA Ultimate Team). Más de 150 millones de jugadores en todo el mundo han jugado a la última versión durante el último año y la cantidad que gastan en «sobres» del FUT (una colección aleatoria de objetos virtuales que se compra a modo de pack), está creciendo.

El resultado es que el FIFA se ha convertido en el título más importante de la compañía, que tiene también varias franquicias muy lucrativas no relacionadas con el mundo del deporte como Los Sims, Apex Legends o la saga Battlefield. El juego de fútbol es responsable de casi el 20% de los ingresos, según varios analistas, y no tiene realmente un rival en el mercado del ocio electrónico. El otro gran juego de fútbol del mercado es EFootball de Konami (antes conocido como Pro Evolution Soccer), pero no tiene las licencias de muchos de los principales clubs de fútbol y cuenta con muchos menos jugadores.

Perder el nombre de FIFA, por tanto, puede parecer un serio problema pero en realidad tendrá pocas consecuencias. Electronics Arts tiene más de 300 contratos con otras organizaciones, como la UEFA o los diferentes clubes de la La Liga, gracias a los cuales va a poder seguir utilizando los nombres de los jugadores y los estadios, por ejemplo.

En total, EA tiene los derechos de nombre de más de 17,000 jugadores, 700 equipos, 100 estadios y más de 30 ligas en todo el mundo. Sin el sello de la FIFA no podrá presentar los mundiales de forma oficial dentro del título, o lanzar versiones del juego asociadas a ellos, pero para los jugadores las diferencias entre «echarse un FIFA» y «echarse un FC», serán mínimas.

El fin del contrato, además, abre nuevas posibilidades. «Tener una plataforma independiente abre nuevas oportunidades» explica Cam Weber, vicepresidente de Electronics Arts y responsable de los títulos deportivos y de carreras. El acuerdo con FIFA incluía cláusulas relacionadas con el tipo de juegos y torneos que era posible celebrar dentro de cada entrega y que ahora pueden ampliarse. Electronic Arts gana también más libertad a la hora de buscar nuevas vías de ingresos por publicidad o microtransacciones dentro del juego.

Para la FIFA acabar con la exclusividad también puede ser una buena noticia. «Somos optimistas en lo que respecta al futuro de los juegos y los eSports. No puede depender todo de un acuerdo con una sola marca que controle todos los derechos», ha dicho la organización, dando a entender que podría abrir sus licencias a varias empresas y desarrolladores para diferentes productos de entretenimiento digital.

Deja una respuesta